¡Es el turno de papá!

Quiero compartirles mi experiencia personal durante este mes de Junio donde pudimos hacer felices a muchos muchos padres. Desde un principio quisimos hacer algo especial para aquellos hombres que se responsabilizan por su familia y juegan un rol significativo en la vida de sus hijos. Tuvimos muchas ideas, sin embargo, descartamos la mayoría porque pensamos que los papás no iban a querer tomarse fotos… ello como reflejo de una cultura machista y el hecho que a los hombres les cuesta mostrar sentimientos nos hizo pensar así.

Pero lo que ocurrió después fue asombroso…

A los 30 segundos de haber enviado los correos, el teléfono no paraba de sonar. Los Papás llamaban personalmente para agendar la sesión con sus hijos. ¡Eso casi nunca pasa! Tuvimos que abrir lista de espera.

Los días de sesiones fueron maravillosos. Muchos papás llegaron solos con su hijo o hija y llevaban la ropa lista para cambiarlos, estaban nerviosos, algunos no sabían qué hacer o qué esperar. Se emocionaron, rieron a carcajadas y sobre todo la pasaron alegrísimo al tomarse fotos juntos porque eran solo ellos y sus tesoros. Decían cosas como: “Mi nena es guapísima” o “Hey amiguito, ahora te toca volar por los aires”. Inclusive cantaban con ellos/as sus canciones favoritas entre mil cosas más… hasta tuvimos a un papá que se quedó un par de horas más con nosotras porque su pequeño se quedó dormido y esperó hasta que despertara para llevar a cabo la sesión.

Me pareció increíble que esta vez fue papá el centro de atención, y que fuera quien más se emocionara y disfrutara de este momento especial. A veces dejamos a un lado a esa persona que nos cuida y está pendiente de nosotros en todo momento y me di cuenta que aunque no siempre lo muestran, aman a sus hijos locamente igual que las mamás. Yo todavía no tengo hijos, pero amo a mi papá y él es mi mejor amigo, hemos vivido tantas cosas juntas y ver a otros papás que gozaron en compartir este día de una forma diferente con sus hijos solo me hace pensar en que yo he crecido bastante y que sin duda mi papá también le hubiera gustado tener fotos así conmigo cuando era pequeña.

 

Marcela Bran

Atención a Cliente y Mercadeo

Nitz Photo