Chasing dreams

Nací en Guatemala en 1989 y crecí con tres hermanos, dos mujeres y un hombre, quienes actualmente son los pilares de mi vida (junto a mi mamá). Desde pequeña, me encantaba el fútbol, los animales y jugar con las cámaras de rollo de mis abuelos; a pesar que siempre terminaba en regaños.

Al graduarme del colegio, mi papá me ofreció estudiar en el extranjero y comencé a aplicar para la Universidad de Palermo en Argentina para estudiar Fotografía. Aceptaron mi solicitud y estaba muy emocionada por comenzar esta nueva etapa de mi vida, pero inesperadamente mis planes cambiaron. Mi papá fue diagnosticado con cáncer en 2009 y preferí permanecer en Guatemala con mi familia y poner en espera los estudios por un tiempo.

A los 6 meses mi papá falleció y comencé a estudiar Psicología en la Universidad Francisco Marroquín para trabajar un poco todas mis emociones, pensamientos y mi duelo; sin embargo, no concluí y decidí darle una pequeña pausa a mi vida. Me compré mi primera cámara profesional (una Canon T2i) y aproveché a viajar alrededor de Europa durante algunos meses, recorriendo desde España hasta Irlanda, cultivando nuevas amistades y aprendiendo de culturas muy distintas a la mía.

Al regresar, comencé a trabajar como bartender y me encantó tanto la industria que decidí cambiar de rumbo y estudiar Administración de Hoteles y Restaurantes en la Universidad Rafael Landívar, finalmente graduándome en el 2016.

A pesar que estaba comenzando mi carrera dentro de hoteles y restaurantes, tenía la idea de la fotografía rondando dentro de mi cabeza. Ya me había ganado el título de “fotógrafa de la familia”, encargándome de los cumpleaños, Semana Santa y Navidad. Motivo principal de porqué no salgo en muchas fotos familiares; pero mis modelos favoritas siempre son mis dos Golden Retrievers, Canela (Q.E.P.D.) y Maya.

Decidida a darle una oportunidad a mi amor por la fotografía, me inscribí en un curso en La Fototeca. Al terminar, comencé a buscar trabajos como fotógrafa y a los pocos meses, como asares del destino, vi un anuncio en Facebook para Nitz Photo. Decidí arriesgarme y a los pocos días de aplicar, Tatjana se comunicó conmigo y me hizo parte de su equipo.

Mis días actualmente están llenos de sonrisas, niños, familias y un click de la cámara, tal como siempre me imaginé.

 

Nicolle Sandoval